Nos vamos de caza

Es como si sonaran tambores de guerra. A dos semanas de Dragonte, con un dragón cada vez más enfurecido, es la sensación que tengo. No puedo imaginarme otro final de temporada que ese, tenía que ser allí, y eso que después de la Media de La Bañeza me pasé tres semanas sin oler las zapatillas, la primera por descanso, otra por un resfriado y la última por pereza. Pero he vuelto a la carga con ganas.

El lunes pasado una carrera continua de 45' para comprobar cómo teníamos el cuerpo. ¿El resultado? Nada fuera de lo normal: pulsaciones altas y ritmo descontrolado, como si fuera un miura detrás de un capote rojo y un caracol fatigado al mismo tiempo. El miércoles, sin embargo, fue otra historia. Era el día de calidad con 8 cuestas de nivel alto, la más lenta en 1'04" y la más rápida en 50", con muy buenas sensaciones porque en ningún momento fui agónica. El jueves repetí carrera continua, una hora de tranquilidad absoluta, de esos entrenamientos en los que ni siquiera te das cuenta de que vas corriendo, totalmente sumido en tus pensamientos. El corredor lo sabe... 

Subiendo una cuesta en la Carrera Popular de El Salvador, 
en La Bañeza

Y después de un día de descanso el sábado quedé con mi padre para la tirada larga de la semana, algo más de una hora de continuo sube y baja, con bastantes más subidas, cruzando Los Pinos de lado a lado, charlando cuando se podía y trabajando la resistencia cuesta arriba. Debo decir que no se me dio mal, aunque la cuesta final se me resisitó un poco y tuve que aflojar bastante el ritmo. Hoy por hoy ese es mi principal lastre a la hora de subir, que aún no sé controlar bien el ritmo y siempre termino peor de como empecé. Si no se puede ir de menos a más, me conformo con una subida constante, así que seguiré trabajando. 

13 comentarios:

Jaime N@v dijo...

A seguir con esa ilusión. De vueltas a los entrenos, fenomenal!!!

Manuel dijo...

Tengo el mismo problema,casi siempre termino desinflado.

Un saludo Y ANIMO.

Aitoruco dijo...

ánimo guerrera, a ver si este año tienes suerte y no te devora el Dragón

Rafa González dijo...

A mí también me cuestan las cuestas... Pero hay que darle duro, que es la única manera de vencerlas. Animos!!

Carles Aguilar dijo...

Lo de adaptarse a las cuestas es cuestión de ir entrenando e insistir en los ritmos de subida que debe ser lentos al principio y más fuertes al final... Seguro que puedes...!!

Antonio Morales dijo...

Yo en las cuestas controlo las pulsaciones, que son las que me marcan el ritmo, pero sobre todo empezar más suave para apretar después.

Quique dijo...

Te has fijado en la foto!!!!!, todos miran para el suelo y tu al frente, esa es la actitud cuando se sube una cuesta!!!.

Enhorabuena
Quique

Alex dijo...

Yo no te puedo dar mucho consejos sobre cuestas a mi se me resisten mucho

Annie dijo...

Genial!!!
Yo llevo toda la semana parada por un resfriado y una afonía...
Pero los de la Escuela ULE El Bierzo quedaremos el domingo para entrenar la subida... qué miedo!!!
Ya queda menos y nos vemos en Villafranca... :)

SONIA dijo...

Muchas gracias a todos por vuestros comentarios. Quique, no me había dado cuenta del detalle de la foto, jsjsjs. Annie! Quiero un informe de reconocimiento completo, y nada de miedos!

Un fuerte abrazo a todos!

forest dijo...

Sonia,si no te importa me quedo por aquí para seguirte.Saludos.

Abuelo Runner dijo...

Tu lo as dicho, el buen corredor es ese que sabe controlar sus ritmos...tanto subiendo,como bajando.
Yo cuando mejor voy es cuando voy de menos a mas... pero cada uno es como es.

Tecolinha dijo...

Por lo poco que he podido apreciar, creo que este año, si aplicas lo "aprendido" durante tu espectacular evolución de este pasado año, tu subida al Dragonte 2011 no va a ser ni la sombra de las anteriores.
¡Suerte!