Nunca correrás solo. 3.- Sensaciones


El reloj para la I Media Maratón de León marca 37 días de descuento, y bajando. Hace ya unos meses (qué rápido ha pasado el tiempo) que decidí prepararme esta prueba como un reto personal en el que he puesto mucha ilusión y ganas. Hace un par de años era impensable que yo pudiera plantearme algo así. Esa terrible lesión me tenía comida la moral por completo, sencillamente no era viable. Cuando me sometí a aquel tratamiento medio naturalista medio de fisioterapia supe que podía hacer vida normal después de tanto años. Y de paso estaba preparada para realizar trabajo físico con regularidad, sólo hacía falta ser constante y no dejarme llevar por otros quehaceres que me ocuparan más tiempo del que deberían. Hoy no es inconveniente; he terminado mi carrera y tengo tiempo libre de sobra para incorporar el deporte en mi vida normal, que al fin y al cabo es lo que he conseguido hacer. O lo que el reto de la Media ha conseguido que hiciera de una vez por todas.
Sin embargo las sensaciones que tengo no acaban de ser del todo buenas. Llevo un mes, más o menos, en el que compruebo frustrada que los tiempos, lejos de mejorar, se me escapan de las manos; empiezo a ser consciente, casi aterrada, de que sobrepasaré las dos horas en esa carrera y, quizás si todo sigue igual, acabe por sufrir más de la cuenta. Y por si fuera poco mi pobre rodilla, que hasta ahora ha aguantado como una campeona, comienza a quejarse más de lo que debería por semejante esfuerzo. No puedo evitar preguntarme , ante estos problemas, si de verdad puedo enfrentarme a algo así, si estoy preparada para afrontarlo.
Las respuestas me las doy yo misma, y todas giran en torno al quién te ha visto y quién te ve. Sigo con la misma ilusión del principio, porque es mi reto y después de todo me lo debo. Y si las cosas no terminan de ir bien, ya conseguiré que funcionen, que a mí a cabezota no me gana nadie. No pienso ganar esa carrera, pero sí mi batalla personal. Quién sabe; quizás cuando vuelva de Estados Unidos vea las cosas con mayor claridad.

9 comentarios:

CarLitros dijo...

Querida Sonia:
Si no tuvieras dudas, contratiempos, dolores, temores, opciones de fracaso... si no tuvieras todas esas cosas no sería un verdadero reto en el que superarte a ti misma.
¿Cómo titulas la entrada? Ah!, nunca correrás solo... Pues nada, decirte que ese día mis mejores deseos y buenas sensaciones te las daré todas a ti para que no corras sola. (Correrás con el espíritu del Medio Vecino, jeje).
Un beso

RAFAEL GONZÁLEZ dijo...

Como tú dices ganarás esta batalla en la que te has metido, ya lo verás. Cuando cruces la meta mirarás atrás con alegría y seguro que también mirarás con alegría hacia delante. Animo y a por la media!!

Abe dijo...

Más de dos horas, bueno no es tan terrible una vez que te acostumbras ;D
Como bien dices tu misma tienes las respuestas a tus lógicas dudas, ¿quién no las tiene ante algo novedoso?
Encima requiere un esfuerzo más que físico, Sonia la cabeza es la clave.
Lo tienes en tu mano eres "irreductible".
Un beso.

Gregorio Toribio Álvarez dijo...

2 horas y 6 minutos es una media maratón a 6 minutos el kilómetro. Puede parecer lenta, pero hay que correrla.

Cuando te metas en carrera verás cómo todo es diferente a los entrenamientos. Sube la adrenalina, por lo menos a mí, y los tiempos que hacías entrenando se superan bastante.

Paciencia y sobre todo no forzar la rodilla para llegar lo más íntegra posible.

Hoy he entrenado 9 km y medio a 4:50 el kilómetro, sufriendo muchísimo. No he podido evitar el asfalto pero sí que he cogido una rambla de tierra por la que me he quitado 3 de los kilómetros hechos.

Lo dicho. ¡Ánimo!

Saturnino dijo...

No te agobies porque últimamente los tiempos y sensaciones no acompañen, sigue con los rodajes y éstos darán sus frutos. El trabajo queda en nuestro cuerpo y cuando lo necesitemos aflorara.
No importa el tiempo que hagas el día de la carrera, tú habrás ganado.
Arriba ese ánimo.
Un beso.

Beatriz dijo...

Anímate Sonia, ya verás como eres capaz de terminar la carrera. Y por supuesto que ganas, al fin y al cabo no corres para ganar a los demás, sino para vencerte a ti misma. Todos hemos pasado por momentos en que parece que no avanzamos y que cada vez lo hacemos peor, pero, como bien dice tu "entrenador", todo lo que hagas queda almacenado y saldrá a relucir en el momento preciso.
Además, allí nos tendrás a unos cuantos del Nunca correrás solo para darte todos los ánimos que necesites (y que tanto se agradecen, lo digo por experiencia).
Disfruta de tu viaje y cuida mucho esa rodilla.
Un besazo.

rubenlois dijo...

Ten por seguro que no correrás sola. Mi alma y corazón estarán contigo. Animo, tu puedes. Y como dice Carlitros, el temor y cierto desánimo son inherentes al reto. Ah y buen viaje.

SONIA dijo...

CarLitros, Rafael, Abe, Gregorio, Saturnino, Beatriz y rubenlois: muchas gracias por vuestras palabras de ánimo. Soy de los que piensan que poner por escrito lo que sentimos viene bien para conjurar demonios interiores (¿acaso no lo hacen los grandes escritores, y los "menores"?). Fue publicar esta entrada y encotrarme mejor en los dos entrenamientos que he tenido desde entonces, uno de 10 km y otro (justo esta preciosa mñn leonesa) de 14. Las sensaciones han mejorado, es como si me hubiera quitado un gran peso de encima. Queda casi un mes para la carrera, y aún queda trabajo que hacer, pero con la cabeza hacia delante. La rodilla va sufriendo, qué remedio! No podía ser fácil para ella; pero bueno, entre algodones aguantará el reto.
Lo dicho, muchas gracias a todos! A veces uno necesita que le digan que lo está haciendo bien.
Un besazo para todos!!

P.D. Y tranquilos, que hasta finales de mes no me voy a EE.UU. Aún daré guerra por aquí unos cuantos días más:P

el zorro dijo...

animo sonia ,si en tu cabeza esta hacerlo y hacerlo bien seguro lo conseguiras.no te preocupes por los tiempos el dia de la carrera todo es diferente.un saludo