¿Qué es un blog y a quién le importa?

Llevo tiempo queriendo realizar una investigación especial para el blog, surgida sobre todo a raíz de mis otras investigaciones académicas, centradas hoy por hoy en la ciberliteratura. El tema se me ocurrió un día en el que quise comprobar unos datos que aparecían en un artículo sobre la problemática de la definición del blog. En dicho artículo se mencionaba como fuente el urbandictionary, herramienta que proporcionaba más de cuarenta definiciones de la palabra en cuestión, supongo que a modo de recurso científico preparado para impresionar. El resultado me pareció interesante y quise echar un vistazo a la fuente. Craso error. Efectivamente, 49 definiciones en total. Como dato numérico estadístico es un recurso apropiado para un artículo académico, pero a mí se me hubiera caído la cara de vergüenza al incluir semejante cita. Y para explicar mi horror realizaré un análisis de las diferentes entradas definitorias.

Del total de las 49 definiciones (sondeo realizado el 11 de mayo de 2009) he realizado una clasificación con los siguientes resultados:
-El 8,16% (4/49) son definiciones duplicadas.
-El 14,28% (7/49) representa lo que yo he considerado definiciones completas, normalmente distinguiendo dos tipos, uno positivo (es decir, normal y objetivo) y otro negativo (suele basarse en datos y pareceres subjetivos).
-El 20,40% (10/49) se refiere a las definiciones normales y positivas.
-El 57,14% (28/49) equivale únicamente a esas otras impresiones personales negativas, normalmente malsonantes, irrespetuosas y hasta soeces.


Me permito la licencia de mostraros algunos ejemplos de esta joya lingüística. La opinión más extendida (compartida por más de la mitad de los casos, como bien muestra la estadística que he realizado) señala que un blog "es descaradamente un diario on line sin interés que proporciona a su autor la ilusión de que la gente está interesada en su estúpida, patética vida" (la traducción es mía). A menudo vienen ilustrados con casos prácticos del tipo:

"Amigo: ¿Tienes algún blog?
Yo: No, soy bastante feliz con mi vida."

Algunos se especializan en el periodismo más auténtico y veraz: "Cuando alguien pretende dar consejos a la gente sobre literatura e historias sin credibilidad alguna. Una forma de pretender ser un periodista profesional, pero en realidad no tienes ni idea de lo que estás hablando". Ups, pensé la primera vez que leí esto: no pude evitar verme reflejada... Pero tenemos más. Los hay que describen un comportamiento obsesivo compulsivo y definen al blogger como una persona que "visita su propio blog cada minuto para comprobar su actividad".
Y aquellos que se preocupan por el tiempo y las mil formas que tenemos de emplearlo: "Un lugar para algunos de nosotros (que tenemos mucho tiempo libre) en el que postear información innecesaria para otros (que también tienen mucho tiempo libre)". Menos mal que el susodicho en cuestión aprendió a conocerse a sí mismo y tuvo la decencia de incluirse en la descripción.
Luego existen otros "académicos definidores" que con muy mala leche dan en el blanco: "Casi la única cosa que aparecerá si tecleas algo en yahoo o google". No pude evitar reírme, cómplice con el escribiente, ante semejante obviedad.
Dentro de estas definiciones "académicas" tenemos aquellas que se preocupan por fijar, limpiar y dar explendor del tipo: "La mayoría de los blogs pertenecen a críos de 12 años que nos cuentan cuentos nada interesantes, que están mal escritos y de los que no quiero decir nada sobre la gramática." Este sillón académico muy enfadado nos ilustra con dos ejemplos de la clase antes y después sobre lo que él entiende por gramática "de la que no quiere decir nada" : "Echa un vistazo a mi blog. Lo actualizado cada día." o "Ch3kz0r outt mah bel0gsz0r!!1`one I r be t3h upd4tz0n4terat0r itz0r ev3rydaj!"
Y por último, la joya de la corona, los que unineuronalmente muestran todo su acervo cultural y lingüístico que hace enmudecer de la impresión a todos los usuarios con un mínimo de inteligencia (más de dos neuronas): "Contrariamente a la creencia popular un blog no es un weblog, no tiene nada que ver con internet, nada en absoluto. Un blog es lo que lanzas al váter después de una noche de cerveza y tacos. Recuerda siempre tirar de la cadena a tu blog". Otros lo clasifican de "basurero masivo", "lo que atasca el váter" y el más simpático de todos (qué ocurrente): "Big-ass-log= blog", que no sé muy bien cómo traducirlo: lo dejaré a la imaginación de cada uno, pero para aquellos que cojeen con el inglés, "big" es grande, "ass" significa culo y "log", entre otras cosas, es un leño. Ni qué decir tienen también definiciones tales como "Algo a evitar a toda costa", "contradicción", "patético", "gay" (¿?) o el más directo de todos: "Odio los blogs".
Tuve que esperar hasta casi el final de las entradas para toparme con la respuesta que quizás yo misma habría dado: "Por supuesto existen gilipollas que creen que todo aquel que posee un blog es automáticamente un raro o un perdedor que tiene el 98% de posibilidades de suicidarse, o que utilizará su blog para escribir sobre cosas inútiles como cada detalle de su vida. Yo tengo algunos blogs, pero no soy un deprimido y sólo posteo sobre acontecimientos o pensamientos que pueden interesar a los que me visitan".

Evidentemente existen definiciones que no caen en el barriobajerismo y la estulticia, pero como podéis comprobar en las estadísticas, están en clara desventaja respecto a lo que acabo de mostrar. Supongo que este tipo de informaciones tienen su gracia (yo me he reído de lo lindo) pero no cuando vienen reflejadas como dato estadístico en un ensayo científico. Si el que lo escribió se hubiese molestado en leer el contenido es más que probable que hubiese desechado semejantes datos como hice yo. Pero ocurre a menudo que para leer y comprobar están los demás. Qué queréis que os diga. Ante la difícil pregunta de ¿qué es un blog? prefiero aceptar la idea de que existen tantos tipos de bitácoras como blogs en la blogosfera, opinión mantenida por
A. Fumero y F. Sáez Vacas en "Weblogs: en la vanguardia de la nueva generación web" cuando afirman que "un blog será lo que nosotros queramos que sea". Así sea.

7 comentarios:

Pepe Rubio dijo...

Hola Sonia!!! interesante estudio jeje, ¿has contrastado en otras enciclopedias populares (tipo wikipedia) el significado de la palabra blog?

Yo al igual que tú me quedo con la última definición aunque hay algunas que te partes jajaja.

Yo creo que incluso aquellos que lo definen de manera negativa han tenido la tentación de hacer un blog alguna vez en su vida y lo rechazan por el miedo a expresar sus cosas personales y ser rechazados. Un saludo!

Rafa González dijo...

Yo creo que en principio un blog no deja de ser una herramienta. Luego depende de cada uno el uso que sea haga de dicha herramienta. Puede tener cientos de finalidades, aunque la principal es la de comunicar. Comunicar lo que sea. Comunicar como forma de diálogo, y por lo tanto: compartir. (resumiendo: herramienta para comunicar y/o compartir). Digo yo. (buff...creo que debería haber planteado este comentario de un modo más cómico...) :-)

CarLitros dijo...

Interesante estudio el que has realizado, me ha gustado.

Un beso Medio Vecina

Beatriz dijo...

Justo después de leer el título de la entrada yo he pensado que cada blog será lo que el que lo escribe quiera que sea. Veo que otros más instruidos en la materia también piensan lo mismo.
En cuanto a la fiabilidad de los datos obtenidos en internet... sin palabras.
Me ha gustado mucho esta entrada.
Besos.

Gregorio Toribio Álvarez dijo...

Llevan toda la razón del mundo: somos periodistas frustrados que contamos cosas innecesarias sin trascendencia alguna, tenemos un montón de tiempo libre, le decimos a todo el mundo que tenemos un blog, nos encanta que nos lean y ver las estadísticas y comentarios, visitamos a otros para que nos visiten y tenemos una vida no interesante.

Pues a pesar de todo, sigo con mi blog. No vayas a dejar el tuyo, ¿eins?

Divertido el estudio.

Quique dijo...

Hola Sonia, me ha gustado mucho tu entrada, creo que leyendo los diferentes blog aprendes mucho, a parte de nuevos palabros (estulticia, joder que palabrita), comparto mis experiencias para que sirvan a otros compañeros, me distraigo del trabajo y así podría seguir y seguir.

Bueno adios que me voy a suicidar, ja,ja.

Saludos
Quique

SONIA dijo...

Pepe: he contrastado la definición con otras, pero en artículos un poco más "científicos". Y sí, te partes con las ocurrencias de algunos. Pero bueno, para que digan eso es que se han leído unos cuantos blogs. El resto es pura palabrería.

Rafa: está muy bien tu comentario (aunque no sea cómico, jeje) precisamente porque hace hincapié en el aspecto fundamental del blog: la comunicación. Efectivamente, para eso está diseñado. Y si no, ¿qué es lo que estamos haciendo nosotros precisamente ahora?

CarLitros: me alegro de que te haya gustado. Ahora que "entreno" de otra manera y mis lecturas casi se han paralizado tengo buscar temas por otros sitios, jeje.

Beatriz: no te puedes imaginar lo difícil que resulta realizar una clasificación de los blogs. Todas las que he leído no me han gustado precisamente por eso, porque es una herramienta tan heterogénea que es imposible categorizarla. Sin palabras me quedé yo con la fuente del urbandictionary... hay que tenerlos bien puestos, de verdad.

Gregorio: lo mejor de todo el asunto es que en muchos casos acierta, pero bueno, como bien dices no por ello vamos a dejar nuestro blog. Mejor eso que pagar el psicoanálisis.

Quique: me alegro de que te haya gustado y, sobre todo, que aprendas palabras nuevas, jeje. Te voy a contar una cosa: prefiero mil veces leer los blogs que los periódicos, me entretengo más. Quizá por esto yo también tendría que suicidarme!!

Un saludo a todos!!