Un fin de semana en las carreras

Estamos a jueves y esta semana no he podido ni agarrar ni un kilómetro. Miro con esperanza el día de mañana, mis zapatillas de reojo, inventando horarios imposibles en los que encontrar tan solo una hora para trotar un poco. Me subo por las paredes. Pero la actualidad manda. Por eso echo la vista a este fin de semana pasado, tan sólo cuatro días cuando parece que llevo diez sin correr. ¿Pero qué me ha pasado?


El sábado nos plantamos mis padres y yo en Santa María del Páramo para participar en la VI Legua Nocturna Popular de la localidad. Allí nos encontramos con viejos amigos, Tecolinha, Pedrín, L. A. y N. G. de Media Maratón León, y también nuevas caras como Hita, Espirulina, Fernando y Toño. A las 9:30 da comienzo la carrera y mi padre sale disparado. Yo me quedo con un grupito de seis, al principio sorteando niños y andarines (me parece fenomenal que participen pero lo miren como lo miren es un auténtico peligro) hasta que llegamos al primer kilómetro y veo asombrada 4'55''. Me asusto un poco, no aguanto toda la carrera a ese ritmo ni en mis mejores sueños, pero tan sólo levanto el pie un poquito, en el mismo grupo (compuesto por Tecolinha, Pedrín, Hita, Espirulina y N. G.). Segundo kilómetro, 5'10'', esto me va gustando más, me centro en la música y en ir siguiendo el ritmo. Sé que el tercer punto lo atravesamos sobre 5'30'', pero para entonces N. G. y yo nos hemos quedado descolgadas del grupo. Camino del kilómetro cuatro una niña de no más de diez años nos deja sorprendidas porque a base de arreones no deja que la adelantemos. Ya casi nos daba la risa hasta que cayó por su propio peso. Alcanzamos el kilómetro en algo más de 5'30'', contenta por conseguir mantener un ritmo algo más elevado del acostumbrado (para mí), pero me ataca el punto y tengo que levantar el pie. N. G. se me va un poco, siempre diez, veinte, treinta metros por delante. Llegamos al estadio, damos la vuelta y paro el crono en 30'51''. No se me había dado nada mal el asunto, como tampoco la degustación de empanadas a la que nos invitaron L. A. y Fernando en compañía de Toño y N. G. Así da gusto ir a las carreras.

No había tiempo para desentumecerse. A las 10 de la mañana del domingo íbamos camino a Las Lomas, en el corazón del centro de entrenamientos habitual, para participar en una carrera bajo invitación organizada por Tecolinha y la recién estrenada Asociación Deportiva Corre 2. Creo que éramos unos 16 y el recorrido subía y bajaba por los pinos. No voy a entrar en detalles; basta saber que lo pasé de pena, que sufrí un montón y nombré un montón de santos (interiormente, claro). Jamás había hecho un entrenamiento con tanta cuesta. Nunca en mi vida. Y ya sabéis lo que las adoro. Sin embargo me lo pasé como una enana. Muchos de vosotros me entendeis. ¿Cómo es posible sufrir y divertirse al mismo tiempo? Ahí radica la esencia del atletismo. Si a eso le añadimos la gente de la que estaba rodeada, las charlas, la estupenda organización de la Última Carrera de Agosto por la Sobarriba 2009, pues uno se marcha para casa con un buen sabor de boca. Me quedo impresionada con lo bien que se pueden hacer las cosas con un poquito de ilusión: el detalle de los dorsales (eso sí que es personalizarlos), la bolsa ¡ecológica! del corredor y el sorteo del regalos en el que nadie se quedó sin nada.


Parece mentira pero dentro de muy poco se cumple un año desde que empecé a correr. No seré más sabia, ni más joven y sigo cometiendo las mismas estupideces, pero la mirada desde el espejo ha cambiado. Y me gusta.

11 comentarios:

CarLitros dijo...

Me encanta la primera foto que has puesto. No sé qué es, pero tiene algo...

Por lo demás, estupendo fin de semana de carreras, se nota que disfrutaste de lo lindo.

Que tampoco te agobie si no puedes correr, te entiendo porque yo me pongo igual cuando me pasa, pero no dejes que te pueda la ansiedad, jeje.

Un beso Medio Vecina

Quique dijo...

Hola Sonia, despues del gran fin de semana pasado los días de descanso no te vendrán mal, cuando pilles esas Gel Stratus vas a volar.

Si llevas un año con esto y haces esos ritmos, te queda mucho recorrido y tu mejora de este año será brutal.

Esas empanadas..ñan,ñan...tenían que meter una en cada bolsa de corredor...ja,ja,

Un saludo
Quique

Saturnino dijo...

Ya encontrarás esos huecos para hacer esos entrenamientos por cuestas, que no se diga que en León tenemos miedo a un repecho.

Rafa González dijo...

Pues enhorabuena por las dos carreras...una a buen ritmo y la otra sufriendo....Y te doy la razón, nosotros disfrutamos sufrindo...Dios!! si lo supieran los demás...jeje
Así que un añito en esto? pues animo que ha sido sólo el primero...

Gregorio Toribio Álvarez dijo...

Vas a tener que poner una tarta con una velita. Eso de la empanada tras la carrera suena pero muy bien.

Las cuestas son horrorosas pero cuando se ve uno en lo alto da una grandísima satisfacción.

Que el ritmo no pare.

Anónimo dijo...

Sonia: Estoy de acuerdo con Gregorio, tendrás que celebrar el primer cumpleaños.
Gregorio: Estais todos invitados para el año que viene si vamos Santa MAría del Páramo, avisad para calcular el tamaño de la empanada, la que algunos llevamos encima no vale.L.A.

Sandra dijo...

VIVA SANTA MARÍA DEL PARAMO! Ya sabes lo que hay ahí por m2, verdad???
Un año ya, enhorabuena. Como pasa el tiempo...

Tecolinha dijo...

Me alegro de que disfrutaras... y la próxima sin cuestas, prometido :-)

Lo de no salir a correr... después del domingo yo no pude hasta hoy, así que te entiendo perfectamente cuando dices lo de "subirte por las paredes", pero bueno, todo llega, disfrútalo cuando así sea.

¡Felicidades por tu primer año!

Un abrazo.

N.G. dijo...

Sonia, venga animate a la Media de Valladolid, en este caso no tendremos a la niña para que nos mine la moral. Cogeremos un ritmo cómodo y hasta el final. Tienes de tiempo hasta el día 15 para inscribirte.Ánimo. Nos vemos allí, ¿eh?

Abe dijo...

Cuándo pillamos unos días sin poder salir a correr nos entra un desasosiego tremendo... pero hay más días que longanizas así que ya llegarán...
Dos cosas me encanta la imagen de bienvenida y he vuelto a leer la cita de Roberto Bolaño y cuanta verdad en ocho frases.
Un beso.

SONIA dijo...

CarLitros: la foto me la hizo mi madre mientras me ataba las zapas, le quedó chula, jeje. Y tranquilo, la ansiedad derivó en calma tensa, en muchas ganas, pero ya me he quitado el mono:P
Un besazo Medio Vecino!

Quique: el descanso me ha venido de perlas, pero por otros motivos. Tengo la sensación de que me queda mucho margen de mejora, y también mucho trabajo para lograrlo. Las empanadas postcarrera ayudan a ello.
Un saludo!!

Saturnino: poco a poco, estos tiempos "convulsos" me dejan el horario asfixiado. ¿Miedo? Ya no, tengo el orgullo herido. Esas cuestas tienen los días contados!!
Un besín!

Rafa: no lo había pensado, pero tienes razón, cara y cruz, como las sensaciones que tenemos cuando cogemos las zapatillas, que las odiamos a menudo pero al mismo tiempo les damos mucho mimos.
Un abrazo!!

Gregorio: tendré que celebrarlo, sí, con tarta, empanada, qué más da:P Las cuestas... ains, ya es cuestión de orgullo personal, pero lo conseguiré!
Un saludo!

L. A.: lo celebraré por todo lo alto! Ha sido el año más intenso e interesante de mi vida. Se merece un premio!!
Un abrazo!

Sandra: jajaja, lo sé, así da gusto llegar a meta:P Si me pones unos cuantos de "esos" seguro que llego antes. Un añito... ¡parece mentira!
Un besín sister!

Tecolinha: no no no, la próxima con cuestas, cuantas más mejor, que no se diga que no puedo con ellas!!
Un abrazo!!

N. G.: por ganas iría al fin del mundo, pero qué va, debo ser prudente, no tengo las rodillas ahora mismo para ese machaque. Me reservaré para la de León, para hacerla con garantías. ¡Qué grande la niña!
Un abrazo!

Abe: qué rabia, qué inquietud... Me alegro de que te guste la hoja roja y la cita de Bolaño, hay tanto libros para tantas ocasiones...
Un beso!!