Un pedacito del Mapoma 2010: el 10k de Madrid

Decir que estaba nerviosa era poco comparado al estado en el que me encontraba... Corazón desbocado, mirada perdida aquí y allá intentando absorber cada imagen, cada sentimiento, cada mínimo detalle que me hiciera sentir hasta el último extremo lo que es una maratón. Son ya muchas las veces en las que la he vivido desde la barrera, y en esta ocasión tenía en mis manos la oportunidad de calentar motores y saborear ese pedacito de la tarta...


Feria del corredor, camiseta chula (¡de chica y de mi talla!), un dorsal que me gusta (F998) y maratón por aquí, maratón por allá... Mi padre tiene la culpa, ambos lo sabemos. El sábado tuve la suerte de asistir a una estupenda comida con mi gente del Nunca y los de Carreras Populares, además de compartir mesa y mantel con el, ahora sí, maratoniano Pepe. Me fui a la cama pronto, intentando contener mi estado de ánimo, que a esas alturas se acercaba peligrosamente a un histerismo incontrolado. Y como siempre ante las grandes citas, me adelanto al despertador y me preparo para el intenso día que me espera, no sin antes ir a ver a mami, ángel de la guarda, aún bella durmiente, para recibir un beso que también me corresponde.

7: 15 a. m. Mi padre y yo, caballero y aspirante, nos sumergimos en la vorágine del metro y me empapo de la calma tensa que se respira, hasta que llegamos a la línea 2 y los corredores se multiplican por doquier. Tan sólo una vez en mi vida he asistido a un espectáculo semejante... Y fue en Nueva York. Salimos en Banco de España y jamás se me olvidarán las palabras de mi padre en ese momento, y sobre todo la emoción y el sentimiento con el que las pronunció: "Ni en Valencia, ni en Zaragoza, ni en Sevilla... Esto sólo lo vivirás aquí. Por eso me gusta tanto el Mapoma". Y es que él tiene la culpa.

Caballero y aspirante nos dirigimos al punto de encuentro de la quedada bloguera a reunirnos con nuestros amigos, breve reunión emotiva e intensa y por supuesto, maratón por aquí, maratón por allá... Y entre todos ellos, otro ilustre caballero, el fondista de Doney, Jesús, el encargado de vigilar mis primeros pasos en la difícil andadura del maratón y pieza fundamental en mi preparación para el asalto al 42 del año que viene. Una vez nos despedimos de los blogueros, los integrantes del Nunca nos dirigimos al mogollón a prepararnos, y de caballero a caballero, la aspirante deseó suerte al experimentado Saturnino en otra más de sus batallas y se fue con el adalid Jesús, batallador y campeón. Y es que él también tiene la culpa.

Y allí estábamos, doneyano y aspirante, en plena salida del Mapoma del 10k... "Así que es esto...". Miles y miles de personas y los sentimientos a flor de piel, y entre todos ellos, yo, por fin, sabiendo realmente lo que era aquello. Nos situamos a unos metros del arco, bien cerquita, y de pronto todo se desata... Una riada de gente, miles de zapatillas, gritos de ánimo y Castellana arriba. Maratonianos a la izquierda, diezmileros a la derecha, nos abrimos en una rotonda y de repente ahí estoy, fusionándome en los primeros metros del Mapoma y sin poder describir cómo me sentí en ese momento... Había que vivirlo, sencillamente eso. Y mientras mi caballero a mi paso, vigilando la carrera, que nadie me molestara, tomando datos de cada kilómetro, pendiente de mi estado, una compañía de lujo para alguien, siempre aspirante, que quizás no se mereciera tanto. Primer km en 5'41'', segundo en 5'56''... demasiado rápido para mis pretensiones, a esas alturas sé que lo pagaré, conociendo el pésimo estado de forma en el que estoy. Ya entonces me acordaba de las palabras de otro de mis caballeros, CarLitros, quien me aconsejó una subida "tranquilica" y luego el sabio "simplemente corre", y que, como siempre (o casi), se abstendría de "echarme la bronca" por saltarme eso de ir tranquila, porque no podía estarlo, no era el día para ello. Y es que él también tiene la culpa.

Nos acercamos al Bernabéu al grito de ¡Aupa Atleti! (me reí, claro que sí), cuando ya la subida se me iba haciendo larga, y nos encontramos con los arcos que indican el próximo desvío del 10k. Giramos a la derecha bordeando el estadio, con las carreras perfectamente separadas y casi se me caen las lágrimas... Tampoco puedo evitarlo. Todo son aplausos de lado a lado de la calle, deseándonos suerte unos a otros y los maratonianos diciéndonos que el año que viene nos esperaban en el otro lado... Indescriptible. Había que vivirlo, sencillamente eso. Y mirando de reojo el arco del maratón, enfilo el mío y me digo que el año que viene nos encontraremos...

A partir de aquí la carrera, más que mía, fue de Jesús. Si no hubiera sido por su apoyo constante lo habría pasado aún peor, porque al ritmo del "simplemente corre" de mi Medio Vecino él impuso su paso seguro y me acompañó como solo los grandes saben hacerlo, tranquilamente, sin agobios, dejando hacer y deshacer pero siempre vigilando y controlando. Gracias a él conseguí llegar a meta en un tiempo nada orgulloso de 1h2'44'', un crono que me hace decir ¡basta! y colgar las zapatillas temporalmente, primero para recuperarme de la lesión, segundo para descansar, tercero para coger carrerilla, cuarto para volver con garantías.

Deportivamente hablando la lectura de la carrera bien puede ser positiva. En dos meses he entrenado cuatro días contados; he corrido una media y dos 10miles; y todavía sobrevivo. Pero como uno no corre sólo a base de ganas, es necesario parar, dejar de hacer el tonto y ponerme en condiciones.

Sentimentalmente hablando la carrera fue un cúmulo de sensaciones difícil de transmitir. Demasiadas ilusiones que contar, demasiados momentos que destacar, y por encima de todo, el Mapoma, un maratón que mi padre me ha enseñado a amar como a ninguna otra carrera, un maratón cuya línea de meta espero cruzar algún día... un día que se va acercando. Esa gloria me pertenece. Lo sé. 

24 comentarios:

Crazysoul dijo...

Yo tambien lo se, se que algún día cruzarás esa linea de meta del MAPOMA, solo es cuestión de que te lo propongas. Enhorabuena por la carrera y por la compañía. Todo un lujo.
Un abrazo campeona.

juan dijo...

Sonia, seguro que el año que viene es tuyo....nuestro, que yo también lo quiero
Encantado de conocerte en persona, no me quedé a acompañarte aunque ibas "jodidilla", porque yo iba con rabia a por mi MMP, para desquitarme....
Un saludo, MAPOMA 2011 te espera
JUAN

CarLitros dijo...

Ya sabes lo que pienso de todo.

He disfrutado con tu dicha. He disfrutado con tus emociones. He disfrutado siendo en parte partícipe de tu primer coqueteo con el Mapoma.

Un beso Medio Vecina.

Saturnino dijo...

Quizás yo también espero ese día, día en el que no seré caballero, sino fiel escudero; pero sabes que para afrontar esa carrera y disfrutar de ella antes hay que trabajar mucho y saber sufrir.
Un beso.

Santa Biología dijo...

Bueno, pues si crees que lo mejor es parar, como tu no conoce tu cuerpo nadie asi que....STOP!

Para correr el mapoma, en el fondo hay que estar algo loco, porque por su dureza se puede elegir cualquier otro, tb acogedor, en la playa, llana.....en fin, las sensaciones y los recuerdos es lo que cuenta y por lo que veo de eso estas servida, asi que a agazaparse y a esperar.

Un saludo

Jan dijo...

Para no haber entrenado apenas en los últimos meses, no está nada mal lo que has hecho.

Lo que tú dices es lo mejor, para, recupérate, piensa, y luego con los objetivos claros, a entrenar con disciplina y prudencia, que ya verás una ves que empieces así, las mejoras llegan solas.

Besos

Olga y Alfonso "Halfon" dijo...

Sonia, enhorabuena por tu primer contacto con Mapoma, el año que viene te queremos ver de este lado.

Como siempre tu entrada es una delicia, ahora pon tu cuerpo en forma y con paciencia disciplina y buena planificación la próxima vez que cruces la línea de meta en el Retiro será después de haber recorrido todo Madrid.

Besos

Alex dijo...

Con esas ganas, con lo bien asesorada que estás y con lo bien que los has contado el año que viene estás en la grande.

Un fondista de Doney dijo...

Sonia, Mapoma te espera, pero te pone una condición y es que te presentes preparada para su reto. Doy fé que así lo harás.
Este año, ha sido un pequeño anticipo con los 10K. Ha sido una experiencia grata acompañarte en carrera. Y siento no estar de acuerdo contigo, la carrera era tuya, yo sólo era la sombra que te animaba.
Ahora, a recuperarte, y después, a prepararte para tu gran carrera: Mapoma.

Un beso.

RA dijo...

Eso de ser hija de corredor es un lujo que pocos tenemos, así que aprovéchalo pon una fecha a ese deseo de participar en Mapoma. Deja que Mapoma abandone el mundo de las ideas y baje a suelo, es una fiesta a la que no puedes volver a decir que no.

Carlos dijo...

Pues esos sentimientos y sensaciones que tan acertadamente describes no son nada, repito, nada comparados con lo que sentirás dentro, justo, de un año.

Disfruta del camino y alcanzarás el éxtasis el próximo 24-04-11, en que no tomarás ese giro a derechas y esos aplausos que tanto se agradecen, serán para tí.

Besos. ;-)

biciatleta25 dijo...

Hola Sonia, de verdad que siento que las molestias no te dejen disfrutar de la carrera a pié como te mereces, se nota que lo llevas en las venas. Espero que tengas una pronta recuperación.
El tiempo de carrera nada mal, todo lo contrario muy bueno, se nota que eres luchadora y fuerte.

Muchas gracias por los ánimos que me distes, aunque iba con calambres me hicistes avanzar unos centenares de metros, jejejeje.

Un beso muy fuerte y lleno de fuerza para esa recuperación ;-)

Jaime N@v dijo...

Hola Sonia, que pena no saludarte personalmente... bueno, Felicidades por tu carrera y gracias por esos ánimos, fue fantástica esa zona de separación.
Un abrazo y espero verte en el Mapoma 2011

Tecolinha dijo...

Te vi muy bien cuando me saludaste con la mano desde "el otro lado", tras mi grito que debieron oir del otro lado del Bernabéu, ¿recuerdas?
(era yo)
Bueno, enhorabuena, qué bien que la disfrutaras como un pedacito de tu Mapoma 2011. Suerte en el camino que te espera. Prepárate para una experiencia inolvidable, más profunda que un viaje a cualquier lugar, porque es un viaje a tu interior.

Por cierto, si quieres flipar de verdad con la cantidad de gente en una carrera desde el metro... ¡vente a la sansil vallecana!

Un abrazo.

Abe dijo...

Bueno Sonia, ya no tienes más remedio que ser consecuente y prepararte para el Mapoma 2011, conociéndote lo serás... ¡¡menud@s sois los irreductibles!!
Pero estoy de acuerdo con tu "mister" y con "papa", es condición imprescindible llegar bien preparada, física y mentalmente... Así que a coger resuello, lamerse las heridas y darle duro al asfalto ;D
Un beso¡¡¡

Risco dijo...

Algún día la correrás y nos harás llorar a todos con tu crónica.
Mientras, cuidate y sé feliz.

L.A. dijo...

Asi se corre y así se habla (escribe)

Beatriz dijo...

Qué bien sabes describir las emociones, todavía tengo un nudo en el estómago.
Coincido con el resto en que seguro que el año que viene te vemos "disfrutando" del mapoma. Mientras sueñas con ese momento, ya sabes que tienes que descansar y recuperarte.
Un besazo, campeona.

Rafa González dijo...

Bien Sonia. Ese mapoma es tuyo y seguro que lo de estos 10km ha sido un aviso que le has dado: el año que viene lo disfrutarás entero, seguro!

Cachaira dijo...

Disfruto mucho viendo,sintiendo y leyendo como compartimos algo tan pasional como es este deporte,como ahí fuera existe más gente como yo,de esos que no se vuelven para echar una risita porque te ve corriendo.Espero de todo corazón poder compartir el próximo año alguna de las dos experiencias que acarrea el Mapoma con muchos de vosotros y de conoceros personalmente.
Te veo muy bien acompañada,los 10Km. también tuvo que ser muy especiales.
Enhorabuena,el 2011 los 42...

Carlosgbg dijo...

Ke guay! vaya entrada emotiva que de sensaciones y de sentimientos. Me alegro de que lo hayas vivido con tanta intensidad. Ya llegará ese día en el que corras los 42.195 metros ya lo veras pero hasta entonces no hagas locuras que la vas a liar, como bien dices ahora toca ponerse en condiciones.

Un abrazo!!

Commedia dijo...

Creo que nos saludamos brevemente antes de la salida. Seguro que esos 4 mm. no serán obstáculo para cumplir tu sueño.

Sandra dijo...

"dejar de hacer el tonto y ponerme en condiciones"; estas palabras me gustan, llevaba tiempo queriendo leer algo así. P'alante, pero con cabeza!! un beso, sister

Sandra dijo...

"dejar de hacer el tonto y ponerme en condiciones"; estas palabras me gustan, llevaba tiempo queriendo leer algo así. P'alante, pero con cabeza!! un beso, sister