En el Bosque de Hoja Roja

 La antigua mina de Ciñera
 
"Cerrad los ojos al cruzar el puente, así os dará mayor impresión entrar al Faedo". Esas fueron las palabras de L.A., a la postre cancerbero de un bosque de cuento de hadas, el Bosque de Hoja Roja, el Faedo de Ciñera de Gordón...

Llarín en el Bosque de Hoja Roja

El sábado pasado mis amigas Sandra y Mariu, y servidora, se fueron de excursión bajo la guía de nuestro amigo L.A., quien ya hacía tiempo que me había prometido llevarme a este bosque incomparable muy cerca de la capital leonesa. El día, por suerte, acompañó, y además de un paisaje espectacular, pudimos disfrutar de un tiempo muy bueno, inusual en esta época, quizás el último que habremos de tener en este invierno que se nos avecina.

Servidora, L.A. y Sandra

La ruta del Faedo nos lleva hasta Villar del Puerto, una senda enclavada entre montes y marcada por uno de los afluentes del Bernesga, que continúa hasta las Cuevas de Valporquero. Haciendo el camino entre risas (con los amigos ya se sabe), llegamos a destino a la hora justa de la comida, para luego iniciar la bajada por la carretera de montaña que lleva hasta La Vid. De las nuevas compañías que tuvimos durante esa parte del trayecto dedujimos que quizás en la próxima ocasión el cartel de "No viene con nosotros" es más que recomendable, que tampoco hace mucha gracia que un perro "sifilítico" y "marrano" (los calificativos no salieron de mi boca) se te pegue a los talones hasta encontrar compañeros de viaje más adecuados (o que suelten algo de comida). Desde allí ya se aprecia la antigua mina, cuyo castillete vimos bien de cerca al finalizar la excursión, no sin antes subir un buen trecho con una pendiente muy curiosa. Su presencia, como un gigante silencioso y dormido, te transporta hacia un tiempo pasado por esas vías medio enterradas que ya no llevan a ninguna parte, salvo a aquella parte de la memoria que aún se resiste al olvido. 

 Sandra, servidora y Mariu con el castillete de la mina al fondo

Ella, la memoria, y la imaginación que proporcionan los sueños al entrar en ese Bosque de Hoja Roja, junto con la compañía de los amigos que comparten estos momentos, contribuyen a un día sencillamente fantástico.

Nosotras tres enmarcadas por la montaña leonesa

L.A., nuestro guía y reportero dicharachero

12 comentarios:

||EUGE|| dijo...

Para ser franca, cuando L.A nos dijo que cerraramos los ojos antes de entrar al bosque, pense que no iba a ser para tanto, un bosque mas... no se.. no me hice a la idea de lo que iba a ver... solo se que fue una de las imagenes mas bonitas que mi retina habia captado en años. Transportada por segundos a mi bosque de princesas, volvi dos segundos a la niñez, y me senti Alicia saliendo de la madriguera... no tengo palabras para describir esa sensacion, solo una recomendacion, IR A VERLO!

Sencillamente genial!

RA dijo...

Jó que sitio.

Jan dijo...

que bonito. Las fotos son preciosas, que envidia

Alex dijo...

En esta época el paisaje espectacular

Caxaira dijo...

Bonito detalle sin duda de vuestro amigo LA.,con lo de cerrar los ojos antes de entrar,como sabía que os iba a gustar.
Enhorabuena Sony,tienes un lugar privilegiado solo para tí,me ha encantado tu bosque de Hoja Roja, acertaste el dia que escojiste el nombre,¡preziozo!
Un abrazo.

Sandra dijo...

Un día para el recuerdo ... y además con las fotos fantásticas del reportero dicharachero, podremos dejar huella en nuestros albumes personales. Gracias a L.A. (y tb a las dos morenas).
Fdo: la autora del mote: "sifilítico".

Un beso

Jaime N@v dijo...

Muy bonita excursión...

Santa Biología dijo...

Buena elección para pasar la mañana. A mi esta ruta me trae muy buenos recuerdos porque mi abuela es de la Vid y he pasado (y sigo pasando) muy buenos momentos en esta zona de nuestra montaña central.

Un saludo

PIRI dijo...

Me recuerda al sitio en el que estuvismos de casa rural, es muy bonito.

Un abrazo

CarLitros dijo...

Precioso día y preciosas fotos.

Un besazo

Crazysoul dijo...

Pues ya has conocido el pueblin de mi mamá jejeje...
Espectacular ¿verdad?
Un abrazo

lunallena dijo...

Es una zona preciosa, la primera vez que estuve me venía a la memoria las historias de xanas y trasgus que me contaban de pequeña y no tan pequeña.
La verdad es que es una época del año ideal para hacer senderismo y contemplar el colorido del otoño.
Saludos!!!