Posar o mirar

Hace poco me encontré con una foto muy significativa que me hizo pensar...

 

"Vive el momento. Deja el iPhone". Creo que es el mensaje más adecuado para expresar algo que me corroe desde hace ya un tiempo: hemos dejado de mirar el mundo, de observarlo y absorberlo en su anchura, longitud y dimensidad. Sencillamente llegamos, sacamos la foto de turno y nos vamos a por lo siguiente. Quién sabe, quizás después nos pasamos horas contemplando nuestras fotografías, apreciando el momento en el que fueron tomadas, recordando los olores, sabores, la luz de aquel día... O puede que visionemos las mejores mil instantáneas de nuestro último viaje, como si vemos pasar un coche, me temo...

Recuerdo aquella vez que estuve en Nueva York, en el MET, perdiéndome en la sala impresionista como quien no tiene reloj, ni lo necesita. Es difícil expresar la quietud del instante, lo que de verdad implica contemplar una obra de arte... hasta que llega un grupo ruidoso de turistas ruidosos cámaras en ristre y arremeten contra la tranquilidad del espectador, empujan si no te mueves y no miran: solo se dedican a sacar fotos de todos y cada uno de los cuadros. Y cuadros, lo que se dice cuadros, hay muchos en el MET...

Más reciente tengo el viaje que hice este año a Granada, a la Alhambra, esa joya que tenía tantas ganas de ver. Uno asume que no estará solo, que incluso estará rodeado de hordas de turistas en un fin de semana preprimaveral. Lo que no me acaba de cuadrar son las prisas, las risas, el jolgorio, el jaleo, el quítate de todos sitios porque estropeas todas las fotos, los empujones continuos, los pisotones, las colas para los posados. Me perdí algo muy importante en aquella visita: la tranquilidad con la que poder contemplar los jardines, los salones, las decoraciones, las fuentes. Al final me convertí en una turista histérica ralentizado la visita o acelerándola solo para cuadrar ese punto estratétigo entre dos grupos de visita grandes y extenuantes. Ver para creer...

Foto cedida por Julio César Fernández
Sigo pensando... ¿es que necesitamos una pantalla que intermedie constantemente entre nosotros y el mundo? ¿Necesitamos necesariamente una fotografía de todo? ¿No basta con empaparnos y dejarnos llevar por las sensaciones de lo que nos rodea? ¿Acaso no hay mejor recuerdo que ese, el de vivir? Si por lo menos las fotografías fuesen buenas...

6 comentarios:

Alex dijo...

Hola Sonia, mucho tiempo sin leerte, me encanta el nuevo enfoque del blog y me ha gustado mucho la entrada. Es una reflexión interesante, para mi en concreto muchas veces la fotografía es consecuencia de un momento de observación previa y de atención, un intento de agarrar algo que de forma ineludible se va a escapar

SGF dijo...

Gran reflexión, pero he de reconocer que lo hago. No con empujones ni pisotones, pero me gusta "llevarme a casa" lo que veo.
1beso

RA dijo...

Los que nos gusta la fotografía lo planteamos desde otro punto de vista: los lugares nos inspiran para hacer fotos; (sí, uso punto y coma para escribir) el proceso es diferente, de hecho tiene el sentido contrario pues si no hacemos "la foto" sentimos que nos hemos perdido algo. La industria de la fotografía digital está moviéndose hacia otros modos, así las réflex de espejo que son grandes y pesadas están siendo igualadas por otras de similar calidad y menor peso, más manejables en el día a día. También la fotografía móvil ofrece muchas posibilidades, no es una réflex pero lo que importa es obtener una respuesta emocional de la imagen y para eso no hace falta una calidad estratosférica, de hecho muchos fotógrafos profesionales han creado perfiles en Instagram para publicitar sus trabajos. Hacer la foto es "nuestra" forma de vivir el instante.
Has mejorado el blog.

Tábita dijo...

Bonita reflexión... y la Alhambra... es soñar despierto, mi hija decía que era un castillo de princesas y que volvería todos los días a hacer ramos de flores... vivimos en el mundo de las prisas y no respiramos...

A.D. Corre2 dijo...

Para intentar evitarlo se pueden elegir fechas y horas menos concurridas, por ejemplo, a primeras horas de la mañana, o durante la retransmisión de los partidos de fútbol o a la hora de comer, si se puede.
Respecto a lo de la fotografía, comparto la opinión de los comentaristas previos, hay momentos para todo.
Un beso, me alegro de leerte de nuevo.

Halfon Hernandez dijo...

Sonia lo primero que es una alegría verte por aquí de nuevo.

Respecto a los instantes, lo mejor es vivirlos sin mas, pero existen momentos en los que también necesitas llevarte un momento captado en una fotografía.

Lo que si ha cambiado con los tiempos es que antes hacias la fotografía cuando de verdad tenías posibilidad de captar ese momento mágico o querías perpetuar un hecho concreto, mientras que ahora realmente hay personas que solamente ven el mundo en la pantalla o visor de un dispositivo digital.