De nuevo... zapatillas!

Por fin puedo decir que he vuelto, que la pequeña pesadilla de todo este tiempo ya ha pasado y que he cogido zapatillas con cautela, pero con ganas. Me hubiese gustado empezar de otra forma y no en la I Carrera Popular Nocturna La Virgen del Camino, cuya breve crónica colgué en el Nunca correrás sólo. Pensándolo bien, sólo se me puede ocurrir a mí regresar al "circuito" en una carrera sin entrenar antes. La distancia, 2600 m., y la poca exigencia con la que me planteaba la carrera acabaron por influir en la decisión de participar; aunque Siridia realizó una labor decisiva de incitación. Total, me lié la manta a la cabeza y allí nos presentamos. El resultado fue bastante penoso y por momentos me arrepentí bastante de haberme inscrito. Lo positivo es el hecho de no presentar ninguna molestia en la rodilla, ni la más leve, y que al parecer no he acusado en exceso el parón obligado.

Eso fue lo que pensé hasta que el martes salí con Aitor a rodar un poco, a coger ritmo y ganas en el circuito de 5,9 km. Y el resultado fue tan desastroso que ni siquiera lo consideré un entrenamiento. No iba bien de nada, ni de piernas, ni de respiración, ni de motivación... Me faltaban todos los ingredientes necesarios para poder realizar un ejercicio medianamente digno; y por si eso no fuera poco, el excesivo calor y la alergia hicieron más mella aún. Llegué arrastrada y muy baja de ánimos, pensado en un desastre mayúsculo.

En momentos como ese es cuando me doy cuenta de que estoy ganada para la causa de antemano. Me planto en el jueves, otra vez con Aitor, en el mismo terreno que el otro día, con más ganas, mejor motivación y con el orgullo herido. Una pequeña batalla entre el km y yo; así fue como me planteé el entrenamiento. El primer kilómetro lo pasamos en 5'09'' y el tercero, ya sola, en 17', con una pequeña parada en el camino por una inoportuna subida del gemelo derecho. Sabía que iba bien de ritmo, que podía hacerlo mucho mejor, a no ser que las molestias aumentaran, destrozaría mi récord en la distancia. Camino del km. 4 adelanto a Aitor, que se había quedado a realizar unas flexiones, "voy tirando", le digo. A él le cuesta muy poco alcanzarme. A partir de ahí el entrenamiento es otro. Aumento la zancada, mantengo el ritmo, acompaso la respiración, me concentro en lo que estoy haciendo, paso a paso, sin mirar el crono. Las molestias desaparecen. Miro hacia atrás. Aitor no viene. Yo sigo. Y paro el reloj en 31'38'' a una media de 5:24/km. Para qué voy a negarlo: me eché a reír.

No he querido forzar el cuerpo hasta hoy, día del último entrenamiento de la semana, en el que ni siquiera he querido aumentar los km. Hoy quería ir un poco más relajada, tampoco mucho. Hacía un tiempo perfecto para correr: nublado, pequeña brisa, temperatura estable. Me he enganchado el mp3 con la música nueva y he rodado tranquila hasta el último km en el que he aumentado un poco el ritmo y la zancada. He finalizado en 33'42'' con una media de 5:45/km. La parte negativa es que, al estirar después, he notado una ligera molestia en el talón de Aquiles derecho, pero espero que no sea nada de importancia. Ya el otro día se me cargó demasiado el gemelo de esa pierna y me doy cuenta de que está un poco incómoda. Nada que deba preocuparme, de momento.

En cuanto a los próximos proyectos, no voy a plantearme nada fijo. Cuando lleguen las fechas si estoy en condiciones allí estaré, sin presiones de ningún tipo. Las que estoy barajando son el 21 de julio la
II Carrera Popular de la Esperanza en La Bañeza de 8km; el 4 de julio un 10mil en la XVIII Volta a peu Miramar; y el 18 de julio 4millas en Central Park de Nueva York, gracias a la información de CarLitros, que dicho sea de paso, casi me cuesta el divorcio por plantear dicha carrera en las vacaciones. Sé que no tengo remedio, es demasiada tentación una carrera en pleno pulmón neoyorquino. Si no voy... reviento!

10 comentarios:

CarLitros dijo...

Sonia, son 4 millas, algo menos de 7 kilómetros, iscribe también a Aitor y que la corra contigo, así no se divorcia, jeje.

Lo de las malas sensaciones es normal, a mí me ha costado casi tres semanas volver a rodar con buenas sensaciones tras el parón post-mapoma, no te agobies.

Y cuida la rodilla, lo del aquiles y el gemelo también es normal.

Un beso Medio Vecina

Gregorio Toribio Álvarez dijo...

Tras un periodo de inactividad el regreso se puede hacer un poco duro, pero poco a poco entrarás en tu ritmo normal. Lo de las 4 millas tiene muy buena pinta.

Abe dijo...

Sonia, son unos ritmos más que buenos para retomar los entrenamientos, vamos los firmaba yo para todos los míos ;D
"Central Park"... sin duda ya eres la más internacional del Nunca ¡a por ellos!
Un saludo.

Rafa González dijo...

jajajaja.... uy, perdona que me ría, pero es que a mí me pasa lo mismo: en agosto me voy a New York y le comenté a mi mujer la idea de correr alguna carrera por ahí, y a mí sí que me costaría el divorcio...jeje, pero no he abandonado la idea del todo...
Buenos ritmos, Sonia, aunque no te lo parezcan (ya estás entrando en esa fase de exigencia, en la que todo parece poco, eso es bueno....) y lo más importante es cuidar a tope esas piernas. Saludos!!

Beatriz dijo...

Qué buena pinta tiene lo de Central Park. ¿Es que te has propuesto matar de envidia a los lectores del blog?
Me alegro de que hayas podido retomar los entrenamientos. Ahora ¡a disfrutar de las zapatillas!
Un besazo.

SONIA dijo...

CarLitros: si le inscribo ten por seguro que se me divorcia! Bastante tiene el pobre con aguantarme y seguirme por esos caminos, jeje. Ya sé que las buenas sensaciones llegarán poco a poco. Y gracias por tranquilizarme con esas molestias!
Un beso Medio Vecino!

Gregorio: la verdad es que se me ha hecho un poco cuesta arriba. El primer día no tenía ganas, pero ahora ya tengo el gusanillo devorándome por dentro. Tienes razón: las 4 millas del Central Park tienen muchos puntos!
Un saludo!

Abe: eso de los ritmos... no me lo creo ni yo. Me imagino que el primer entrenamiento de calidad y cantidad que haga será de risa, pero bueno. Muy gustosa de llevar la camiseta del Nunca por tierras extranjeras. Ya visualizo las fotos en el Central Park!
Un abrazo!

Rafa: veo que me entiendes perfectamente, jajaja. Voy a hacer un poco de abogada del diablo, y no es que quiera que te divorcies también, pero te paso el enlace que me facilitó generosamente CarLitros: www.nyrr.org (por cierto, he podido fijarme que en agosto se corre una media maratón allí, ups).
Un saludo!

Beatriz: siempre es envidia sana. La verdad es que es una de las cosas que más me apetece del viaje. Es un lugar perfecto para disfrutar de las zapatillas, jeje.
Un beso!

Quique dijo...

Hola Sonia, me alegro de tu recuperación y de que poco a poco vayas cogiendo la forma, no hay que desanimarse, unos días estás mejor que otros.

Menuda prueba te has fijado el 18 de Julio, en NY nada menos...disfrutalo y ya nos contarás.

Un saludo
Quique

SONIA dijo...

Quique: voy poco a poco, aumentando sobre todo la moral y las ganas. De ahí el pequeño reto de NY. Hará el viaje más especial aún.
Un saludo!

Saturnino dijo...

No todos los días son iguales, cuando el cuerpo no quiere no se puede hacer otra cosa que coger aire y tirar para adelante, pillar un ritmo tranquilo y sufrir lo menos posible.
Pasito a pasito llegarás a la meta, y te acercara al objetivo.
Ni central park ni ná, la mejor la volta a peu de miramar (mi carrera de vacaciones), solo me dejan correr una, tengamos la fiesta en paz.
Un beso.

Jegosa dijo...

Bienvenida Sonia,
¿puedo sugerirte para este verano, unas carreritas en la piscina?
Prueba un día con churro, si es acompañada mejor, la imagen no tiene precio, no hay impacto y no se pasa calor. El único problema es que engancha. Eso si, ojito al sol, que no perdona.
Un abrazo