Si puedes rellenar un implacable minuto con 60 segundos de combate bravío...

Casi un mes. Eso es lo que he tardado en volver a "mi casa", en tener un momento de respiro, el suficiente como para sentarme y dejar que las palabras salgan, que dejen de resistirse a abrirse camino después de un mes muy duro. Porque a todo aquel que me pregunta cómo llevo la maratón le respondo eso... muy duro.

La página en blanco se rebela una y otra vez y me siento incapaz de describir cómo es mi vida ahora mismo... Cada semana corro algo más de una maratón; las tiradas largas ya están en 18 km, a punto de llegar a las dos horas para no bajar de ahí. Una media. Lo que antes me costaba una barbaridad hacer ahora es el pan nuestro de todos los domingos...

54 kg. He perdido tres. Me duelen las piernas porque es imposible que no duelan. A veces hasta me duele el alma, porque sí, porque duele, porque nadie sabe el secreto de explicar esto, de contar a los demás que no estamos locos, que nos duelen las zapatillas, que a veces andamos raro, que lloramos sin motivo, que soñamos con una línea más allá del 42, y que cada día volvemos otra vez con el mismo ritual, porque cada día somos más fuertes, porque cada día es uno menos, porque nos sentimos los protagonistas de nuestra propia gesta, porque somos determinación, voluntad, porque no arreglamos el mundo y a veces escapamos, porque no vemos a nuestros amigos, porque mamá madruga para "entrenar" también con su bici, porque sonreímos cuando paramos el crono, porque sonreímos cuando lo ponemos en marcha, porque apretamos los dientes cuando la cuesta jode, porque correr una hora y media es un paseo, porque he escrito 24 novelas, tantas como entrenamientos, porque nuestra voz interior grita cuando nos azota el viento, porque cuando cae el diluvio sobre nuestros hombros sonreímos y pedimos más, porque nunca nos detenemos, porque siempre llega el límite a partir del cual no se siente, simplemente se corre. Y aun así nada ni nadie te prepara para esto. Mi padre quizás lo sabe. Y por eso es mi propia sombra en todos y cada uno de los entrenamientos que he hecho, quizás mi propia voz...


El próximo domingo tendrá lugar la primera de las batallas de esta larga guerra, la media de Getafe, una carrera que me derrotó salvajamente hace un año. Ahora nos volvemos a ver las caras, así, sin estrategias previas, porque no las necesito, y sin miedo, porque ya no sé lo que es.

19 comentarios:

Carles Aguilar dijo...

Seguro que tu venganza en getafe será dulce... Suerte..!!

Abe dijo...

Vamos campeona nos vemos el fin de semana ;D
Un beso!!!

juan dijo...

Qué buena entrada, la comparto totalmente, ya que estoy en las mismas
En el Maratón te vas a salir
Mucha suerte en Getafe
JUAN

More dijo...

Mucha suerte en Getafe, Sonia, este año seguro que la media no puede contigo.
Por lo demas, hay que seguir apretando los dientes, cada dia, cada entrenamiento, para vencer al maraton, mucho animo y duro con el.

Un abrazo.

CarLitros dijo...

Qué bien lo has descrito...

Un besazo MV.

L.A. dijo...

¡ Y dices que no sabes escribir !, desde luego no te dediques a crítica literaria.
Por otra parte, no tienes por qué dar explicaciones, en esta vida cada uno es dueño de la suya

Santa Biología dijo...

..."porque he escrito 24 novelas, tantas como entrenamientos" ME GUSTA
..."porque siempre llega el límite a partir del cual no se siente, simplemente se corre"...ME GUSTA

Suerte con esa media de Getafe, dale duro.

El otro día me dijo un buen amigo:

No solo hay que saber sufrir, sino que hay que querer sufrir.

Un saludo Sonia

Feet dijo...

Excelente entrada. Suerte -o justicia- para Getafe.

Un saludo

gargar dijo...

buah, q subidón, vaya regalo de entrada!! la has bordado. En getage MMP no?? un saludo.

Carlosgbg dijo...

Que razón tienes acaba doliendo hasta el alma. Espero que te salga bordada esa media.

Un saludo crack!

Los runners de La Elipa dijo...

Te crees que puedes hacerlo, es lo que hace el entrenamiento y yo creo que es lo más inportante. Una vez que te lo crees, acabar es lo natural.

Saludos desde La Elipa
Jaal

Olga y Alfonso "Halfon" dijo...

Sonia perfecta entrada, que bien reflejas los sentimientos.
Getafe es una etapa mas que te acerca a los 42195 metros finales.
El domingo te acompañaremos para verte terminar con una sonrisa.
Besos

RA dijo...

Esto no es placer ni sufrimiento, es running.
Nos vemos en Getafe, que parece que nos vamos a juntar unos cuantos.

Miguel Mij-Mij dijo...

Lo has descrito perfectamente, lo más duro, lo que más sacrificio exige es la preparación... y aún quedan muchas novelas que escribir. Gran entrada

Jan dijo...

Que preciosidad de comentario. Subscribo todas las palabras.

Una pena no verte en getafe, este finde me toca descanso con las peques. lo que está claro es que no eres la misma que hace un año.

pero nos vemos en la media de leon, a la que ya estoy apuntado.

besos y espero ansioso tu cronica de la carrera.

Jaime N@v dijo...

Estoy seguro que harás una buena carrera, al igual que escribes de bien te comerás los km...
Nos vemos

Tania dijo...

Preciosa entrada Sonia! me ha encantado!!
Mucha suerte en Getafe, estoy segura que esta vez será diferente!
bss
TAnia

Tecolinha dijo...

genial :-))

Veo que estás disfrutando de este camino como te deseé y esperábamos.

Me alegro. Sigue disfrutando y no olvides escribirlo donde sea de vez en cuando...

Un abrazo.

suarezdehoyos dijo...

De lo más hermoso que he leído sobre esa extraña e inexplicable pasión que nos lleva a correr