De Llarín a Sonia...

Queda ya una semana para el día más importante de tu vida. Lejos queda el momento en el que tomaste la decisión, solo tú sabes por qué motivos, cuando aún eras una corredora novel de más de 6' el kilómetro con un registro de 2h15' en media... Todo fueron dudas al principio, ni siquiera tú misma dabas un duro por ti y por supuesto no eras consciente de lo que ibas a hacer. Quizás sentiste que el momento era este y pusiste fuerza y voluntad en luchar por él.


I Media de León. 22 de marzo del 2009.

Desde entonces han pasado muchísimas cosas. Tu vida se ha visto sacudida desde muchos frentes, has tomado decisiones muy difíciles que te han cambiado para siempre, pero aun así tuviste la fortaleza suficiente para seguir hacia delante. Porque eso es lo que siempre haces, Sonia, seguir luchando. Te podrás caer una y otra vez, podrás contemplar cómo todo a tu alrededor se derrumba, incluso tú misma. Pero siempre resurges de entre las cenizas como un fénix, te rehaces, coges carrerilla y de nuevo hacia delante. Con todo.


II Media de León. 21 de marzo de 2010.

Hace muchos años que has estado contemplando los toros desde la barrera, que has visto a tu padre cruzar esa meta una y otra vez, siempre con la misma ilusión y valentía. Estabas allí, animándole al pasar, pensando que darías lo que fuera por poder afrontar una gesta como esa alguna vez en tu vida. Lo soñaste tantas veces... Y los sueños eran eso mismo, sueños devueltos al viento y al olvido. Quimeras que no debían tentarse.


XII Media Maratón Vía de La Plata. 17 de octubre de 2010.

Hasta que todo empezó a cambiar, hasta que comprobaste por ti misma, el día que completaste tu primera media, que algún día podrías hacerlo. Y ese día llegó; cuando tenías todo en contra, llegó, así, sin más. Desde entonces te aferraste a tu dura disciplina, fijaste tus horarios, sometiste todos los aspectos de tu vida a tu sueño. Tus padres lo hicieron suyo; tus amigos te apoyaron a pesar de todo; viste la preocupación en sus caras, también la esperanza y la comprensión por las horas que les quitaste. Y nunca dijeron nada. 


Media Maratón de Getafe. 30 de enero de 2011.

Ibas con la ilusión por delante, y de repente el cuerpo dijo basta, todo se nubló, sentiste que se te escapaba, de verdad lo sentiste. Solo tú sabías lo que habías luchado para llegar allí, sencillamente era imposible que tuvieras que renunciar a ello. No ahora que por fin estabas consiguiendo ser feliz. Y de nuevo, en la oscuridad, surgió la luz. Volviste a luchar con todas tus fuerzas, todos se volcaron contigo, los que ya estaban y los que decidieron estar y contribuir a tu felicidad.


Media Maratón de La Latina. 27 de febrero de 2011.

Y lo que sucedió entonces fue que salió a la superficie todo lo que llevabas dentro. Te estabas exorcizando y lo sacaste todo. En tu propósito de cambiar te demostraste a ti misma de lo que eras capaz, sorprendiste a propios y extraños, podías correr más rápido y mejor y lo hiciste, diste el puñetazo encima de la mesa y no le diste opción a tu sueño para que no se cumpliera. 


III Media Maratón de León. 20 de marzo de 2011.

Y por fin, después de tantos meses entrenando, de tantos kilómetros, de tantos latidos, llegó el momento, llegó el día más importante de tu vida. Sé que sonríes, porque llevas tiempo haciéndolo, porque muchos de los que te rodean llevan tiempo esperando que lo hagas. Porque te llegó el momento de ser feliz, porque llegó el equilibrio, porque llegaste tú, solo tú para ser tú misma, al fin. Y sabes que por encima de las personas de tu vida, hay alguien que decidió estar ahí y acompañarte en el camino, alguien que quiso hacerte feliz, y lo hace cada día. 





Por todo eso, por la ilusión, por el esfuerzo, por la voluntad que has puesto, por tu persistencia, por ser tan valiente, tan luchadora, no necesitarás invocarme para lograrlo. Porque ya lo has hecho, Sonia. Has conseguido tu sueño, al margen de rubricarlo. Da igual quién gane ese día, ni tampoco me importa. El número 1 del cajón es tuyo. Te lo mereces. Te lo has ganado.

 Con Servando y L. A. en el Cross de Altobar de la Encomienda.

15 comentarios:

Alfredo dijo...

El domingo el sueño se hara real.

Jaime N@v dijo...

venga!! Sonia, tu puedes...

Jaal, Corredor Incierto dijo...

Pues claro que si. El Retiro te está esperando.

Saturnino dijo...

Me has dejado sin palabras; cumplieremos ese sueño.
Un beso.

Jan dijo...

ahi estaremos, hombro con hombro...

besos

Santa Biología dijo...

No hay nada más bonito que luchar a brazo partido por los sueños. Lo difícil es saber lo que quieres, una vez que lo sabes lo único que tienes que hacer es correr esos 42 Km que te separan de ellos.

Creo que correr no es más que la punta del iceberg, los corredores somos atletas y los atletas son más que unos tobillos firmes que nos diferencian del resto en la cola del supermercado, más que esa cara quemada por el prematuro sol de Marzo, mientras el resto de mortales todavía se agarran al tabardo, ignorantes de la vida que desborda las lindes de nuestros caminos. La zancada siempre va precedida del pensamiento firme de ser mejores, ampliar zancada no es si no el último eslabón.....(a gusto del consumidor).

Correr el Mapoma por lo que veo es la gota que colmará un vaso, un vaso que ya desborda mucha ilusión. Pero vendrán más, y el año que viene.......Y cada vez desintoxicarse será más difícil....


Ánimo, ya nos contaréis!!!

Gustavo dijo...

Wow, tengo los pelos "como escarpias" 8^)

Salud!

Raúl dijo...

Muchos ánimos Sonia para el Domingo, seguro que lo conseguís.

Tecolinha dijo...

Muchísima suerte, disfruta mucho de estos días, como te dije son irrepetibles y únicos, lo sabes. Espero veros antes por Cibeles, pero de momento te envío el más cálido abrazo desde la emoción que sé que compartes.
¡Un beso!

Víctor N. dijo...

A por ello Sonia... llego el momento.

Miguel Mij-Mij dijo...

Tú lo has dicho, te lo has ganado...pues ve a buscarlo. Muchísima suerte.

Rafa González dijo...

Toda la suerte del mundo! Disfruta de cada metro, de cada aplauso, de cada lágrima, de cada instante, porque será un día que no olvidarás.

Carlos dijo...

¡Y yo que venía aquí a dar ánimos, a intentar calmar nervios!. Sonia, esta entrada debería ser de obligada lectura a todos los debutantes en maratón. NUNCA había visto a uno de ellos con ese convencimiento y esa fortaleza. Si algo te faltaba para entrar en meta el próximo domingo era precisamente eso: convertir el maratón simplemente en una rúbrica de todo ese trabajo, de todo ese caer y volverse a levantar que tanto te ha enseñado de tí misma y que ya nadie te podrá quitar. Me has emocionado.

Espero veros en algún momento, nuestro propio debutante, al que con tu permiso le remito esta entrada, se quiere mover más o menos en las cuatro horas y media, así que estaré atento a vuestras camisetas naranjas.

Un fortísimo abrazo ¡y mucha suerte el domingo! ;-)

Dani dijo...

La verdad es que tiene razón Carlos, está para guardársela... El día que me vaya a estrenar en un maratón puedo contar contigo para redactar mis entradas???? jajaja. Muchos besos guapa, entre tú y tu papi nos vais a terminar de emocionar a todos!

Pingüina Veloz dijo...

Me ha emocionado mucho tu entrada. Espero de todo corazón que el domingo tengas un maratón igual de emocionante, que llene tu memoria de bonitos recuerdos y que nos regales algo de ello con tu relato.
Un saludo y mucha, mucha suerte.