A la caza del dragón...

Realmente estoy muy nerviosa. Quizás más que aquel mítico día en el que me enfrenté por primera vez a semejante monstruo, o cuando tuve que derrotarlo tan sólo tres semanas después. Este nuevo reto me inquieta, me quita el sueño, aumenta mis pulsaciones y desboca mi adrenalina. Y no es para menos. No todos los días tiene uno la oportunidad de enfrentarse a un Dragón...

"...Cuenta la leyenda que en una villa del Bierzo vivía una princesa en un enorme
castillo encantado. El padre de la princesa la encerró en una de las torres del castillo y envió a varios emisarios por todas las villas de la zona para anunciar que el que consiguiera llegar más rápido a la torre del castillo por los helados caminos que conducían a la villa de Dragonte, conseguiría como premio a la mismísima princesa Flavia. Muchos fueron los que se inscribieron en la Casa Real de Basurkolandia para intentar llegar los primeros a la torre del castillo donde la Princesa Flavia les esperaba para, por fin, poder ser liberada de las rejas en la que había sido cobijada y custodiada por un enorme dragón verde. ¿Quién será el primero en llegar a salvar a la princesa? El premio es inmejorable, pero el Rey Basurko decidió que no solo uno debería de ser premiado, todos los que acudan a Basurkolandia tendrán una bonita recompensa."


Tal premio hizo que yo fuera uno de los inscritos para semejante aventura, pero para poder llegar al castillo y rescatar a la princesa de las viles fauces del dragón, debo atravesar un sinuoso camino de unos 7km con una pendiente media del 9% y algunas rampas que llegan al 20%. Y confieso que durante días, teniendo en cuenta mis carencias, me he sentido angustiada ante lo descomunal de mi propósito. Yo, humilde escudera, atreverme a igualarme a los caballeros andantes y osar conquistar un territorio que aún no me pertenece. Por fortuna cuento con la ayuda del más irreductible de los caballeros, aquél que alcanzó la gesta más inalcanzable de todas y que una vez más, ante lo desmedido de mis locuras, ha resuelto secundarme y hacer él de fiel escudero.

Lo que vaya a pasar lo desconozco. Cómo ando de fuerzas es una incógnita, posiblemente mejor de lo que imagino. El gran examen es cómo va a responder mi cabecita. ¿Seré capaz de afrontar la subida entera? ¿Estaré preparada para las cuestas? El lunes el final del cuento.

Aprovecho además para dar todos mis ánimos para CarLitros y Quique, que el domingo afrontarán la maratón de San Sebastián y estoy segura nos narrarán sus grandes gestas, propias de ilustres caballeros andantes (o de correr elegante).

12 comentarios:

Tecolinha dijo...

Tú ánimo, no le des muchas "vueltas" a la cabeza y "disfruta" de la cuesta: tómatelo con calma, no pienses en el tiempo ni en "lo que falta".
¡SUERTE Y MUCHA FUERZA!

biciatleta25 dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
biciatleta25 dijo...

Hola Sonia, no tenía conocimiento de esta carrera, tiene muy buena pinta. He estado ojeando la página de "Dragoman" y me he quedado prendado, precioso.

Has sometido dos veces al dargón y no tengo ninguna duda que este domingo será la tercera.
Los nervios en estas ocasiones no son malos, eso si, procura descansar, yo si tuviera que enfrentarme al dragón estaría como tú.
Princesa Flavia, mucha fuerza, ya nos contarás.
Un saludo.

P.D.: Una buena taza de tila antes de acostarse obra milagros

Saturnino dijo...

No la tenía en mente pero seré tú escudero; recuerdo la frase "no te apuntes a Dragonte", lo que no sé es lo que no entendiste de ella, pero una vez que has decidido ir no hay excusas y juntos vamos a rescatar a la princesa.
Un beso.

VICMAN dijo...

¿y no te resultará incómodo llevar la espada?

Seguro que al final ganan los buenos.

ánimo.

Carlos dijo...

Apuestas sobre seguro Sonia: con ese escudero no habrá dragón que se resista. Por muy alta y escarpada que sea su guarida.

Mucha suerte. ;-)

Luis Angel dijo...

Sonia, siento despertarte como a la Bella Durmienta (algo así).Aunque vayas acompañada de un caballero (Satur: te he ascendido) las cabeza que manda las piernas será la tuya. Pero estoy seguró que podrás con ello, con caballero o sin él.

CarLitros dijo...

Gracias por la mención y ánimo para el domingo Sonia.

A trabajar esa cabecita...

Un beso

Rafa González dijo...

Vas a sufrir de lo lindo, pero seguro que también disfrutarás de lo lindo. Mucha suerte. Y muchos ánimos a los maratonianossss!!!!

Risco dijo...

Mucha suerte y que no te pase nada.
Llevas un buen escudero pero igual un poco cansado.
Por cierto, el dragón es una especie protegida. No te lo cargues que igual lo visito algún día.

Jordi Xano dijo...

Te voy a dar un consejo que me dió un amigo mio no hace mucho cuando le dije que "es que hay muchas cuestas":

"Coño, pues mejor que sean para arriba (que andando adelantas a gente) que no para abajo, que eso si que cansa!"

No le des más vueltas de las que se merece, y confía en tí mucho más de lo que escribes. Haces bien al ir acompañada. Parece que no, pero cuando alguien va a tu lado es como si te empujaran un poquito.

¡¡¡SUERTE!!!

N.G. dijo...

Allí nos veremos en la Casa Real de Basurkolandia. A mí lo de la princesa no me llama mucho pero allí estaré. ¿Habrá príncipe que salvar?. Los cuestos cambian muy despacio. Un buen ejemplo es: La cenicienta que no quería comer perdices. Podéis descargarlo en: http://www.mujeresenred.net/IMG/pdf/lacenicientaquenoqueriacomerperdices.pdf
Saludos